was successfully added to your cart.

¿Por qué en LynxCross no escalamos? Porque trepamos.

 

All Wall® es sin duda el calro ejemplo que la ejercitación en espacios verticales, no tienen porqué venir de la escalada.

All Wall® es sin duda el claro ejemplo que la ejercitación en espacios verticales, no tienen porqué venir de la escalada.

 

Es muy común decir que alguien “está escalando” un árbol o una palmera, y ciertamente, si nos ceñimos a lo estricto de la etimología de la palabra, subir a la copa de un árbol valiéndose de una escala, peldaños u otro medio artificial debería ser considerado escalada.

Acordamos que esto no es así, porque la palabra escalada está totalmente influida por la actividad en montaña. No así la palabra trepar.

Podemos entender que una persona trepe la fachada de una casa, pero no por ello es un escalador. Deberíamos acordar definitivamente que las fachadas, los árboles y las palmeras, no se escalan. Se trepan.

Trepar es una capacidad innata de origen primitivo. Los animales no escalan, trepan, por el simple hecho que no utilizan medios artificiales para su progresión y los humanos, también podemos trepar, sin necesidad de escalar.

En mi opinión, trepar en el muro de un gimnasio, sobre agarres artificiales protegiendo la caída con un colchón de espuma, es una actividad que no corresponde a una escalada. Otra cosa es que el muro de dicho gimnasio esté dirigido al público escalador. En resumidas cuentas, estamos confundiendo la acción de trepar, con el propósito de los practicantes escaladores: entrenar las aptitudes atléticas para realizar vías de escalada. Pero entrenar dichas aptitudes, no te hacen escalador.

Un ejemplo comparable es el entrenamiento estival de los esquiadores de fondo. En verano entrenan sobre el asfalto utilizando tablas con ruedas y bastones. Sabemos que son esquiadores, pero en ese momento no están esquiando. Están patinando.

En el hipotético caso que el habitante de una isla caribeña se aficionara al entrenamiento estival de los esquiadores de fondo, éste no podría considerarse esquiador, si en su vida ha pisado la nieve.

El bulder o bloque, es un fin en si mismo. Directamente transferente a la escalada, y por ello el sistema de entrenamiento de los escaladores.

El bulder o bloque, es un fin en sí mismo. Directamente transferente a la escalada, y por ello el sistema de entrenamiento de los escaladores. Ricardo Iudica entrenando. 

 

La gran confusión

La locomoción:

“la locomoción es una acción motora durante la cual la localización del cuerpo humano cambia en el espacio”

Latash M. (1998) Neurophysiological basis of human movement. Human Kinetics Publishers, Champaing, ILL. Pg 172-173

Lo es caminar, saltar, correr, nadar, rodar, arrastrarse, reptar, gatear y trepar (algunos autores dicen escalar, en mi opinión un error).

Un internauta pregunta qué diferencia hay entre trepar y escalar. La respuesta mejor valorada es:

“Trepar es la acción de subirte a algo como un árbol, roca, estructura, etc. sin aplicar técnicas, solo el instinto.

La escalada, es una disciplina deportiva donde existen objetivos y técnicas específicas”.

Así pues, la escalada es una disciplina. Trepar una locomoción innata.

El problema aquí, es que la escalada, deporte que suele depender de federaciones de montañismo, se considera representante u origen de la locomoción trepando. El origen de una locomoción no es nunca una disciplina deportiva. Es más, la habilidad que tiene el humano para trepar, es de origen arbóreo, no rocoso.

En cambio el atletismo, un conjunto de disciplinas que incluye lanzar, saltar y correr, no se apropia de la locomoción bípeda, ya que sería absurdo. Las carreras de montaña, por ejemplo, no dependen de la federación de atletismo.

Las competiciones de Bulder son a día de hoy una especialización.

Las competiciones de Bulder son a día de hoy una especialización.

 

Cuando el origen de las palabras, lo dice todo

Flor Melero. Foto Pete O'donovan.

La escalada deportiva tiene su origen en la roca. Flor Melero escalando en Coll de Nargó

Hay idiomas que engloban en una sola palabra distintos significados, y hay otros que se molestan en distinguir algo más que matices. Es el caso de la palabra inglesa climb que se usa indistintamente para cualquier actividad basada en subir o ascender, y la palabra española escalar, que tiene un origen distinto a trepar, y logra distinguir o al menos matizar, que son cosas relacionadas, pero sin duda distintas.

Para mostrarlo, me basaré en el origen de dichas palabras, algo muy interesante.

La RAE da como primera definición de escalar: “Entrar en una plaza fuerte u otro lugar valiéndose de escalas.” Y como segunda definición: “Subir, trepar por una gran pendiente o a una gran altura.”

En la primera nos indica el empleo de un medio artificial: la escala. Debemos prestar atención a esto, ya que es el origen mismo de la palabra.

No es hasta la segunda definición, que escalada incluye la palabra trepar y la asocia a gran altura.

La RAE considera la acción de trepar, como una locomoción que es empleada para realizar una escalada.

Sobre trepar nos dice: Subir a un lugar alto o poco accesible valiéndose y ayudándose de los pies y las manos.

En este caso, no asocia la palabra trepar a escalada, dice “Subir a…” y no “Escalar a…”, y matiza “valiéndose y ayudándose de los pies y las manos”, no dice nada de medios artificiales (escala), para la progresión o aseguramiento.

Con esto podemos concluir que la escalada se sirve de la acción de trepar y trepar no tiene su origen en la escalada, ni tiene porqué hacer referencia expresa a ésta. En castellano y en catalán son dos vocablos independientes.

Pero ahora viene lo más interesante, lo que da mayor fuerza a mi modesta “tesis”.

La palabra escalar tiene su origen en el latín scala-scalae (escalera y/o conjunto de peldaños que la forman). En primer lugar, la palabra hace referencia a la aplicación de un objeto o la manipulación de un terreno para hacerlo accesible a las personas, como se hace al utilizar una escala para acceder a un sitio alto o crear peldaños en un terreno con mucho desnivel. Escalar hace referencia a la acción de ascender o superar un gran desnivel.

La palabra escalada, aunque irremediablemente evoca al montañismo, no es una palabra que en su origen fuera concebida para definir concretamente actividades en montaña, y cuando se aplica a otros campos del lenguaje, no lo hace utilizando el montañismo como símil, si no la raíz de la palabra escala aludiendo al objeto y lo que representa: la ascensión.

En la expresión “escalada de violencia” por ejemplo, se comunica que la violencia no solo hace aparición si no que incrementa (asciende) exponencialmente como si en cada paso ganara importancia, como cuando se gana altura al subir peldaño a peldaño por una escala.

Las posiciones jerárquicas así como las clases sociales, también se escalan, o sea que se asciende, y no hace alusión alguna a la escalada de montañas, si no a la simbología de la escala.

En el caso del ciclismo se utiliza el vocablo escalada para comunicar que el practicante se enfrenta a un desnivel muy pronunciado, dando lugar a ciclistas escaladores.

Curiosamente, la disciplina de Trialsin o Bike Trial, en la que sus practicantes suben sobre grandes piedras u objetos (lo más cercano a trepar con una bicicleta que existe), no se hace referencia alguna a la palabra escalada.

En resumen, escalada es una palabra ligada especialmente a grandes desniveles, o al incremento de algo, valiéndose de la simbología del objeto escala o al uso expreso del mismo.

El origen de la palabra “trepar”, es especialmente curioso. Los estudiosos en la materia nos explican que trepar viene del latín medieval trepare, palabra que definía danzas caracterizadas por incorporar brincos y saltos. Trepare significa moverse o desplazarse dando brincos.

Parece ser que la palabra acabó siendo influida por el vocablo germánico “Treppe”, que significa escalera. Esta evidente coincidencia fonética fue aprovechada para crear un nuevo significado al vocablo trepare (brincar y saltar) asociándolo con treppe (escalera), cumpliendo el propósito de comunicar que se brinca o salta con la finalidad de ascender o subir.

Treppe simboliza la acción de subir, y no viene a significar la aplicación expresa de una escalera, como sí hace en su origen la palabra escalada.

Finalmente podemos concluir que el montañismo, concretamente la ascensión a cimas, es la actividad que más se ha valido de la palabra escalada, porque cumple a la perfección con el propósito esencial del vocablo: comunicar la ascensión o la superación de un gran desnivel, valiéndose de medios artificiales de progresión y seguridad, la escala, para hacer más accesible el desnivel a los humanos.

Algo, que no hacemos en LynxCross.

 

Christian Ducos

A %d blogueros les gusta esto: