was successfully added to your cart.

La fuerza: base de la potencia al trepar. Cómo conseguirla.

Quizás diré una obviedad, pero de bien seguro, animará a futuros Lynxcrossers, provenientes del mundo del cross y no de la escalada, a practicar una disciplina deportiva muy relacionada con el hecho de trepar: el bloque en roca.

Así como el buldering (bloque en espacios indoor) es más idóneo para adquirir velocidad y técnica de “trepe gatuno” (como potencia en lanzamientos, y coordinación contra lateral) el bloque en roca te permite adquirir mayor fuerza en agarre: esa sensación que la presa es muy buena, es la que necesitaremos para realizar movimientos laaaaargos, o ejecutar movimientos altamente reactivos de presa a presa.

El bloque en roca, se caracteriza por adquirir fuerza de agarre de presa pequeña, limitando su superficie o número de dedos a utilizar, o bien presas de gran superficie pero malas, los romos y los planos son el mejor aliado para trabajar y transferir al estilo de trepada de velocidad: la trepada gatuna Lynxcross.

Generalmente, los romos y planos son cantos poco lesivos, almenos no tan agresivos para poleas y vainas como los arqueos sobre regletas y extensión, o incluso arqueo, sobre tridedos, bidedos y monodedos. Atención: eso no significa que los romos y planos no se puedan arquear, en ocasiones sí se arquean, aprovechando pequeñas adherencias (los llamados dibujos) que puedan tener (también es verdad que hay escaladores tan brutos, que arquean hasta las barandillas).

A nivel fisiológico, hacer fuerza sobre planos y romos, te preparará sin duda a ser muy potente sobre canto bueno, las regletas, poco harán por tí.

Trepar rápido, requiere soportar mucha carga en manos, muñeca y codos, ya que es necesario que se produzcan los contra movimientos que permitan cargar los músculos de energía (la cargamos aplicando el peso de la propia estructura) para reutilizarla posteriormente en forma de contracción muscular potente (de pliometría y cinética hablaremos en otro post).

Prueba lo siguiente: Realiza un salto hacia arriba lo más alto posible. ¿Qué es lo primero que has hecho? Flexionar las rodillas agachándote y rápidamente impulsarte, o sea empujar fuerte hacia abajo, para dirigir tu cuerpo hacia arriba. Inconscientemente, pretendes cargar los músculos de las piernas de energía, aplicando el peso de tu propio cuerpo. Ello te permite saltar más alto. Prueba de saltar doblando las rodillas e impulsarte fuerte cinco segundos después. Saltarás menos.

A modo de conclusión, el refrán sería: si quieres ser veloz sobre canto bueno de gran superficie, haz fuerza sobre canto malo… ¡De gran superficie!

A %d blogueros les gusta esto: